14 de abril del 2017: Era un día normal, me levante con la ilusión de pasar un día en familia a lado de él, su llamada muy temprano como lo acostumbraba hacer me dio la tranquilidad que pronto estaría con nosotros. Semanas antes pasaron diferentes sucesos que Dios me estaba mostrando para esta dura prueba que venía para mi vida, no era la primera, ni la segunda, está iba hacer la tercera, la más difícil.

Esa llamada de ese 14 abril termino con un té amo que me brindó tranquilidad, pero se vio entorpecida por una llamada que recibí a los 50 minutos después de que hable con él por última vez, nadie me daba razón, nadie sabía que había sucedido, tome un taxi con mi bolso y me transporto desde Cartagena hasta Sincelejo, en ese trayectos miles de mensajes entraban lo mismo las llamadas, yo solo lloraba desconsolada y pedía a Dios por su vida.

En ese momento recordé una enseñanza del predicador como muchas que he escuchado donde decía que Dios ya tenía escrito nuestro futuro en el libro de la Biblia pero que muchas veces Dios podía cambiar esos planes, para él nl hay nada imposible. Las horas fueron transcurriendo, llega a Sincelejo a una clínica donde solo se enfocaron en su cabeza mientras poco a poco el seguía peliando por vivir, aguantó 6 paros, el primero lo dejo en coma, ya su cerebro recibía poco oxígeno, pero sin así el seguía luchando.

www.origenvalledupar.com

Ese recordé tanto la muerte de mi hermana porque sentía dentro de mi que todo pasaba igual, la manera como me hablaban los médicos, las personas corriendo, nadie quería dejarte morir pero desafortunadamente hubo muchas cosas en contra, una carretera en mal estado, personas que dicen que iba a muy alta velocidad que no me consta hasta que no se entreguen todos los resultados de las muchas pruebas que de mandaron hacer, una moto con dos pasajero que invaden el carril contrario y tratando de evitar que les sucediera algo a los de la moto mi esposo sale expulsado por el panorámico rueda aproximadamente 20 metros, tampoco llevaba el cinturón porque pensaba en bajarse en San Onofre a comer, cuando lo encuentran el dice ” estoy bien ayuden a pichon”, hasta en los momentos de agonía su nobleza y esa amistad que se formó desde hace muchos años.

Comenta y Comparte