Una foto de Martín Elías abrazando a Silvestre Dangond en el marco del pasado Carnaval de Barranquilla estremeció las redes sociales, para muchos esa imagen fue la ratificación de que las ‘trompetas de la paz’ habían sonado entre ambos conjuntos, pero no se engañen, las relaciones entre ambos no se mide por una foto publicada en Instagram.

Una foto publicada por Silvestre 🔴 Dangond (@sildancor) el

Como sabemos que las revelaciones que aquí haremos provocará que más de uno se ‘rasgue las vestiduras’, sería bueno que antes de eso recuerden que el ‘Cacique de la Junta’ Diomedes Díaz en muchas oportunidades se tomó fotos abrazando al ‘Jilguero de América’ Jorge Oñate y pese a eso la lucha entre ambos por consolidar sus proyectos musicales jamás bajó una línea, pues bueno, exactamente eso está ocurriendo de nuevo, pero los protagonistas no son Silvestre y Martín, sino sus managers.

Juan Carlos Vega y Carlos Bloom están literalmente en la arena, batiéndose en un duelo que tiene como escenario principal las tarimas de toda Colombia donde se presenten Silvestre y Martín, el premio mayor que luchan ambos managers es lograr que su artista toque antes que el otro, es decir, ninguno de los dos quiere ser el segundón del otro, esa es la pelea principal.

Un ejemplo de ellos se vivió en el pasado Carnaval de Barranquilla, mientras Martín y Silvestre se abrazaban para tomarse la popular foto, Bloom estaba decidido a que Dangond debía tocar primero por encima del que fuera, situación que provocó el inconformismo en los otros conjuntos que también estaban esperando, además Silvestre y su gente se tomaron más de una hora haciendo prueba de sonido y eso desesperó aún más a los demás artistas, se dice que el objetivo era bloquear a como diera lugar a Martín.

Rebobinemos y vayamos al concierto de cumpleaños de Valledupar, ese día se presentó un choque entre ambos managers, según la información que conocimos de una fuente de alta credibilidad, Carlos Bloom hizo hasta lo imposible para que Martín no usara la pirotecnia que se había dispuesto para los artistas, este quería que sólo Silvestre la usara, pero eso no fue todo, ya que en la programación estaba que primero tocaría Martín y después Silvestre, pero gracias a una pataleta de Bloom se tuvo que cambiar el orden, el objetivo era que el urumitero tocara primero para que a Martín le tocará cerrar con menos público.

Después de esa noche la lucha siguió, el mánager de Martín contactó al mismo proveedor que surte de pirotecnia los espectáculos de Silvestre para que les prestara el mismo servicio, pero ese negocio duró menos que el Mis Universo de Ariadna Gutiérrez, porque apenas Bloom se enteró le exigió al proveedor que tenía que escoger con quién trabajar, pero que los dos al tiempo no.

Lo cierto es que Martín cada día tiene más aceptación, la exigencia que había para que el hijo del Cacique no tocara en los mismos eventos que Silvestre tuvo que ser revocada, la gente lo pide y los empresarios tienen que llevarlo, le guste o no a Silvestre y su mánager.

Atrás quedaron esos años en que el público debía esperar pacientemente hasta la madrugada para ver al artista principal, ahora y gracias a la lucha que hay entre los managers de ambos artistas el objetivo es tocar primero que el otro, tirarse un súper show de luces y pirotecnia para que cuando se suba el otro, quede como un zapato.

Semanario La Calle

Comenta y Comparte
Síguenos!